lunes, 27 de mayo de 2013

Teoria de MARGARET MAHLER: Simbiosis humana


Margaret Mahler (1897-1985) hizo una aportación importante con su detallada descripción del desarrollo de la personalidad en la muy temprana infancia. A Mahler se le considera principalmente una teórica de las relaciones objetales por su énfasis en las representaciones mentales del Yo y los otros y su concentración en los aspectos interpersonales del desarrollo. Mahler, que era pediatra, se interesó por la muy estrecha relación entre madre e hijo, lo cual la llevó al final a convertirse en psicoanalista. Para ella, la cuestión no era el progreso del desarrollo libidinal sino las fases de separación e individualización. La pregunta
clave del desarrollo era ¿hasta qué punto el niño, nacido originalmente sin identidad, adquiere un sentido de
identidad separada? El trabajo inicial de Mahler con niños gravemente trastornados la llevó a investigar este terreno. Mahler consideraba que la personalidad empieza en un estado de fusión con otras personas, en especial con la madre. Los recién nacidos no parecen distinguir entre ellos mismos y los demás. Parecen considerar el “Yo” y el “no Yo” de igual modo. La madre les parece al principio parte del Yo. La teoría de Mahler se concentra al principio en el proceso por el que el infante asume su propia identidad
física y psicológica, distinta de la de otras personas. El desarrollo del Yo implica separarse del estado de fusión total y convertirse en un individuo independiente. Esta autora dividió el desarrollo del niño en tres fases: 1) el autismo normal, 2) la simbiosis normal y 3) la separación individuación (esta última fase compuesta por 4 subfases). La forma en que los niños “negocian” cada una de estas fases determina en gran medida la naturaleza de sus relaciones interpersonales como adultos. Este aspecto es similar al esquema de Freud, en que el grado en que se logra pasar por las etapas psicosexuales de desarrollo influye en la personalidad posterior. La diferencia principal consiste en que, para Freud, el desarrollo de la personalidad significa canalizar la energía sexual hacia metas placenteras. Para Mahler, el desarrollo comprende la inversión de la energía psíquica en relaciones con otras personas.
− Autismo normal. Durante este período, que abarca el primer mes de vida, los estados del sueño del recién nacido sobrepasan a los de vigilia y son reminiscentes de los estados primarios que prevalecían en la vida intrauterina.
− Simbiosis normal. En este período, comprendido entre los 2 y los 3 meses, el aumento de la vigilia y la experiencia perceptiva del mundo permite una distinción gradual entre lo que está dentro y lo que está fuera, lo que es placentero y lo que es displacentero. La característica esencial de esta fase es una fusión con la representación de la madre y el delirio de límites comunes entre dos individuos físicamente separados.

− Separación-individuación. Está compuesta por 4 subfases:
• Diferenciación. La diferenciación empieza siendo un “proceso de salida del huevo”. La atención del niño
durante los primeros meses había estado dirigida hacia dentro, ahora se hace más externa. Alrededor de los siete u ocho meses, el bebé empieza a alejarse de la madre, pero sólo puede hacerlo durante breves períodos ya que después tiene que hacer comprobaciones visuales o táctiles con ella (para describir esta búsqueda o llamada de la madre ausente Mahler emplea el término repostando). La conducta de extrañar y la ansiedad de los niños de siete u ocho meses indica el progreso en la subfase de diferenciación.
• Práctica. La práctica se da desde los 9 meses hasta los 15 ó 18 meses. Los primeros pasos independientes en posición erguida del niño marcan el inicio del período de práctica por excelencia, con una substancial ampliación de su mundo y su realidad. La enorme expansión de la capacidad de autonomía del niño durante esta subfase crea un estado que hace parecer que el niño está enamorado del mundo.
• Reacercamiento o Aproximación. La capacidad del niño para caminar y alejarse de la madre junto con el
comienzo de la cognición representacional (lo que Piaget denomina función simbólica) que es el precursor
del habla hacen del niño una persona mucho más diferenciada y autónoma. Hacia los 18 meses, el niño
ha madurado lo suficiente como para reconocer su indefensión e independencia de un modo nuevo. Durante
la fase de práctica había estado ocupado con todas las cosas que adquiría y con todas las nuevas
habilidades que le permitían una mayor separación. Ahora hay un cambio en su vida emocional, con una
mayor susceptibilidad a la frustración, más temores a la pérdida de objetos, mayor concienciación de la separación y mayor ansiedad a causa de aquella. Mahler cree que el niño alterna períodos de gran necesidad
de intimidad y períodos de necesidad de distanciamiento. El niño necesita que le renueven las energías
mediante el contacto corporal y también mediante el lenguaje y otros tipos de comunicación. El niño
sigue a la madre como si fuera su sombra y, de repente, se marcha corriendo y de nuevo retorna y vuelve a marcharse. Aquí la actitud de la madre resulta extremadamente importante. La madre que rechaza al niño por su mayor independencia hará que éste sienta que es peligroso tener más autonomía. El niño no debe considerar a la madre como una extensión de sí mismo, ni la madre debe considerar al niño como una extensión de ella misma. Si la madre y el niño se van alejando y acercando con fluidez dentro de un rango óptimo de intimidad y distancia, el niño aprenderá gradualmente que resulta seguro y recompensante buscar mayor autonomía y que puede hacerlo sin temor a perder la relación con la madre y el padre. Las alteraciones de esta fase dejan al niño confuso acerca de la autonomía, falto de un self sólido y coherente y preocupado por los peligros de la separación.
• Constancia del objeto. Mahler llama a la siguiente subfase la consolidación de la individualidad y los inicios de la constancia emocional del objeto. Esta etapa comienza entre los 24 y 30 meses y puede durar unos dos o tres años más, o, de modo más sutil, el resto de la vida. Es en este momento cuando el niño da pasos progresivos hacia la integración del objeto, la estabilidad afectiva y una síntesis entre las experiencias buenas y malas previamente separadas.
Las verdaderas relaciones objetales no se logran mientras no se inicie la separación-individuación. Esta tercera y última fase de la secuencia de desarrollo comienza hacia el cuarto o quinto mes y en cierto sentido continúa toda la vida. Refleja todo conflicto de la persona entre el deseo de autonomía y el de vincularse con otros. La separación individuación comprende dos procesos de desarrollo que están estrechamente relacionados y que ocurren al mismo tiempo. La separación es el proceso por el cual el niño alcanza la distinción intrapsíquica de la madre. En otras palabras, el pequeño llega a diferenciar con claridad las representaciones intrapsíquicas del Yo y de otros. La individuación es una etapa temprana de la identidad.

La individuación es el sentimiento de ser −una conciencia temprana del sentido de ser, de entidad−, mientras que la identidad es la posterior conciencia de quién soy . Mahler propone una clasificación de las psicosis según el modo de defensa predominante, autístico o simbiótico:
− Psicosis autística: se trata de una fijación o de una regresión a la fase de autismo; la madre no se percibe con claridad, puesto que la indiferenciación es completa.
− Psicosis simbiótica: contrariamente al autismo, la psicosis simbiótica revela signos de diferenciación; la representación mental de la madre se fusiona regresivamente a la del Yo. Esta regresión se efectúa en el tercer o el cuarto año (durante el conflicto edípico) y supone un fracaso en el proceso de separación-individuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada